Liderazgo sistémico y rapport desde la PNL Remodelada con DBM®.

Desarrollar la habilidad de establecer y mantener rapport.

Liderazgo sistémico y rapport desde la PNL Remodelada con DBM®.

Según algunas definiciones de la Psicología Clínica y la PNL tradicional, el rapport es cuando dos o más personas sienten que se están relacionando bien entre sí, que están en “sintonía” psicológica y emocional (simpatía, empatía, entendimiento, compenetración). Se sienten similares (por ejemplo, sienten que comparten los mismos valores, creencias, conocimientos y conductas en torno al deporte, la política o cualquier otra temática). En DBM® hablamos de “compartir el modelo del mundo”, que incluye el estar acompasados a distintos niveles.

Desarrollar la habilidad de establecer y mantener rapport involucra la capacidad de identificar y acompasar similitudes con el otro, incluso con aquellas personas con las que, en apariencia, tenemos poco en común, y es fundamental en la comunicación y el liderazgo.

Construir el Rapport.

La manera más fácil de establecer rapport inicialmente, es asemejarse al nivel de lo que es más fácilmente asequible del procesamiento continuo de una persona: su fisiología.

Asemejarse no es hacer mímica. Es reproducir la estructura del procesamiento continuado de otra persona. Asemejarse al nivel de la secuencia de cambios mientras una persona procesa se llama acompasar. Influir en el procesamiento continuado se llama liderar. Normalmente es más importante asemejarse a la cualidad del movimiento y no al grado o cantidad de movimiento. Exagerar la cantidad es la base de la mímica y probablemente conducirá a una reducción del rapport.

Sin embargo, la semejanza fisiológica, aunque puede ser un buen comienzo, no es suficiente. Para lograr un rapport eficaz es necesario tener en cuenta el concepto de “asemejarse y acompasar en los distintos niveles:

  • Fisiología: asemejarse en cuanto a postura, etc.
  • Movimiento: asemejar lo que hace una persona: el tipo de movimiento, gestos, etc.
  • Estrategias: asemejar cómo la persona hace las cosas: patrones lingüísticos, uso de los sentidos, etc.
  • Valores y Creencias: asemejarse en cuanto a qué creen y qué valoran.
  • Identidad: asemejarse en cuanto al sentido de identidad. En los grupos y organizaciones esto puede ser muy influyente.
  • Suprapersona: asemejarse en cuanto a por qué hacen las cosas. Según Nietzche: “Si tenemos un por qué en la vida, aguantamos cualquier cómo”.

Los niveles superiores son más determinantes para establecer y mantener un rapport eficaz. La PNL tradicional atiende primordialmente los inferiores (fisiología, movimiento, estrategias). En PNL Remodelada con DBM® extendemos el acompasar a los niveles de valores, creencias, identidad y suprapersona.

Ecología, congruencia y niveles de rapport.

Desacompasarse puede romper el rapport y dar como resultado un liderar y rapport menguados a lo largo del tiempo. Un asemejarse parcial acarreará incongruencia. Esto puede ser limitador o potenciador. Acompasarse únicamente cuando quieres algo y no en otros momentos conducirá a una incongruencia secuencial y un posible desacompasamiento a un nivel superior, incluso acompasando exquisitamente bien.

Por tanto, asemejarse congruentemente a lo largo del tiempo será más eficaz para construir y mantener rapport. Esto es más sencillo accediendo a los conocimientos que brinda la PNL Remodelada con DBM®, que tiene un enfoque holístico y estudia a las personas no sólo como sistemas cuerpo-mente(PNL tradicional), sino como sistemas cuerpo-mente/entorno/cultura-historia. Lo que posibilita una visión más rica, dinámica e integrada de las personas en el mundo real a lo largo del tiempo.

Los beneficios de asemejarse y acompasar.

  1. Establecer y mantener rapport.
  2. Aumentar la atención.
  3. Aumentar la receptividad.
  4. Construir expectativas.
  5. Desarrollar potencial de respuesta.
  6. Aumentar credibilidad y confianza consciente e inconscientemente.
  7. Reducir las diferencias percibidas.
  8. Aumentar las similitudes percibidas.
  9. Establecer un territorio en común.
  10. Establecer la base para liderar con éxito.

Liderazgo Sistémico: liderarse con éxito al éxito.

Liderar es el proceso de influir hacia una dirección específica y/o desenlace. Aunque es un término que se utiliza en la PNL desde su creación, en PNL Remodelada con DBM® nos referimos a este proceso interactivo como “influir”, puesto que el intento de liderar es sólo una influencia, y es un término que pone demasiado énfasis en una de las dos o más personas involucradas en la interacción.

Se reconoce que hacen falta buenas habilidades de liderazgo para trabajar eficazmente con los demás.La formación tradicional en el liderazgo tiende a concentrarse en exclusiva en el propio líder. Al hacer esto, se pasan por alto seis factores importantes:

  • Sin seguimiento no puede haber liderazgo eficaz. Los líderes, por tanto, han de saber conseguir que otros puedan seguir eficazmente.
  • Seguir con eficacia requiere que los propios seguidores sean capaces de liderarse a sí mismos (auto-liderarse).
  • Un líder ha de ser eficazmente sensible y poder responder a los que siguen. Esto significa seguir a los seguidores.
  • Para asegurar que esto pueda hacerse eficazmente el líder ha de ser consciente y capaz de influir en cómo los seguidores se están auto-liderando
  • Para que los líderes puedan conseguir todo esto de forma consistente, y especialmente cuando están bajo presión, han de ser hábiles liderándose a sí mismos.
  • Una eficiencia óptima en esto significa coordinar y liderar todas estas habilidades como un sistema completo de relaciones. ¡Esto es Liderazgo Sistémico!

¡Inscripciones abiertas! 

Posted on 11 mayo, 2016 in Practitioner en PNL Remodelada con DBM®, Sin categoría

Share the Story

Back to Top