¿Por qué remodelar la PNL tradicional?

 

Modelar y Remodelar

Quizás ayude a distinguir entre estos dos procesos la siguiente noción:

Modelar responde a las preguntas:

“¿Qué funciona? ¿Cómo funciona? ¿Por qué funciona?”

Remodelar, en cambio, es más bien una respuesta a las preguntas siguientes:

“¿Qué es lo que no sabemos todavía? ¿Qué es lo que no nos dice nuestro modelo? ¿Qué es lo que no cubre?”

¿Por Qué Modelar y Remodelar?

Modelar es una habilidad vital, es decir, una habilidad de gran importancia y, al mismo tiempo una habilidad central en la vida de las personas. Necesitamos modelar nuestro mundo para vivir de forma satisfactoria o incluso para vivir. Modelar es darnos sentido a nosotros mismos y al mundo en el que vivimos – es la actividad humana por excelencia.

Nuestras habilidades naturales de modelar pueden ser extendidas y mejoradas empleando procesos de modelado más certeros y eficaces. Para que nuestro modelo sea lo suficientemente exacto y actualizado para sernos útil necesitamos estar constantemente remodelando.

Otra razón muy importante para remodelar es para mantener nuestra habilidad para modelar. Cualquier habilidad que no empleamos acabamos perdiéndola. Cuanto más la empleemos mejor llegaremos a funcionar.

Esto también quiere decir que se puede tener habilidades de modelado “malas” o menos que útiles. Esta es otra buena razón para remodelar.

La PNL es el resultado de procesos de modelar pero no contiene, en sí, un modelo detallado del propio proceso de modelar. La PNL ha sido, tradicionalmente, un conjunto estático de habilidades, modelos y técnicas. La PNL puede ser mejorada (es decir puede hacerse más exacta o certera y, por tanto, más útil) mediante el modelado. Quien emplea la PNL también puede volverse más eficaz mediante el uso del modelado y el remodelado.

Esto no implica ni presupone ni conduce a un ataque a la PNL. Todo lo contrario. Apreciar en detalle los mucho beneficios que aporta y además conocer de forma precisa sus límites es una base necesaria para poderla desarrollar. El dogma ciego y afirmaciones hiperbólicas no facilitan esto, más bien lo dificultan o incluso lo imposibilitan. Un niño por bonito y prometedor que sea, ha de hacerse adulto para poder participar plenamente en la comunidad humana.

Back to Top